Dolphins and Whales

 

I was almost late to the boat at the last moment decided to leave early, it's a sunny day. For a week we had light rain (GARUA) and very cold.

I'm a little cold and the sun and a little heat is not bad.  Puerto Lopez is a typical fishing village with basic infrastructure. But this year our President of the Republic of Ecuador, is building a new touristic port.


When we in the research boats have five hours at sea, we have the opportunity to meet many whales and record all their songs. But when we go out with tourists have about three hours at sea and less time with whales.
 
Today many people in Puerto Lopez, fishermen on the beach were full and people would buy a lot of fish and other seafood. I never see it before only when I was alone at sea.

It was very sad to find a group of whales with many boats around, there were also many tourists and therefore had many boats at sea. Luckily, no vessel was very close to the whales, but the sound of the engines may affect their behavior.

I resigned myself to be far away and ask the captain to stay away from this group, resigned just a new one tail in my camera decided to return to Puerto Lopez.

Then like magic, the dolphin appeared, a spot of about 200 dolphins leaping out of the water as if boiling the water, jumping like crazy at high speed and dolphins traveled from north to south of Puerto Lopez, we were who saw and enjoyed. Good thing to protect the whales back and nature gave us a prize.

There were babies and adults jumping nearby. They just were traveling at high speed. When they were out of Puerto Lopez slow down and began feeding, seabirds fell before our eyes. What a wonderful show.

When tourists were leaving the boat, all down with a big smile on his face, it could be a sad day, turned into joy. Perhaps still feeling that sense of joy mixed with freedom that produce these dolphins’ filled spots on their bodies were spotted dolphins that day delighted us with his greatness and changed the bad taste of the number of ships we saw in the sea.

From Ecuador,

Cristina

 

DELFINES Y BALLENAS

 

Casi me atraso al bote, a último rato decidió salir más temprano, es un día soleado. Por una semana tuvimos lluvia leve (GARUA) y hacía mucho frío.

 

Estoy un poco resfriada y el sol y un poquito de calor no está mal.  Para subir a los botes turísticos tenemos que sacarnos los zapatos, no tenemos todavía un puerto de embarque.

 

Puerto López es un pueblo típico de pescadores con la infraestructura básica. Pero este año nuestro Presidente de la República del Ecuador,  está construyendo un nuevo puerto turístico para que todos nos subamos a las embarcaciones con nuestra ropa completa, quién sabe para dentro de dos años, ya lo tengamos listo.

 

Cuando salimos en los botes de investigación tenemos cinco horas en el mar, tenemos la oportunidad de encontrar muchas ballenas y grabar todos sus cantos. Pero cuando salimos con turistas tenemos alrededor de tres horas en el mar y menos tiempo con ballenas.

 

Este día había mucha gente en Puerto López, los pescadores estaban llenos en la playa y la gente compraba mucho pescado y otros mariscos.  No me percaté antes solo cuando estaba en el mar.

 

Fue muy triste encontrar un grupo de ballenas con  muchas embarcaciones alrededor, también habían muchos turistas y por lo tanto habían muchas embarcaciones en el mar.   Por suerte, ninguna embarcación estaba muy cerca de las ballenas, pero el sonido de los motores posiblemente afectaba su comportamiento.

 

Me resigne a estar muy lejos y pedirle al capitán que no se acerque a ese grupo, ya resignada con solo una cola nueva en mi cámara, decidimos regresar a Puerto López.

 

 Entonces como magia, aparecieron los delfines, una mancha de aproximadamente 200 delfines, saltaban fuera del agua como si hirviera el agua, saltaban como locos a gran velocidad y los delfines viajaron desde el norte hasta el sur de Puerto López, fuimos los únicos que los vieron y disfrutaron.  Qué bueno que por proteger a las ballenas regresamos y la naturaleza nos dio un premio.

 

Había bebes que saltaban y adultos cercanos. Solo viajaban a gran velocidad.  Cuando ya estaban fuera de Puerto López disminuyeron la velocidad y comenzaron a alimentarse, las aves marinas caían frente a nuestros ojos. Que maravilloso espectáculo.

 

Cuando los turistas bajaban de la embarcación, todos bajaban con una gran sonrisa en el rostro, lo que pudo ser un día triste, se transformo en alegría. Posiblemente todavía sentían esa sensación de alegría mezclada con libertad que producen estos delfines llenos de manchas en sus cuerpos, eran los delfines manchados que ese día nos deleitaron con su grandeza y cambiaron ese mal gusto de la cantidad de barcos que vimos en el mar.

 

Desde Ecuador,

Cristina

Image: 

Comments

Que suerte tiene de apreciar en a delfines y ballenas, estos mamíferos son maravillosos.

Saludos

Cristina Castro (visitor) says:

Muchas gracias Jim, si hemos sido bendecidos y tenemos un maravilloso lugar en Ecuador entre las montañas y el mar del Parque Nacional Machalilla en Puerto López.